Miércoles, 27 de Agosto de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
Infohipertension.com/Temas de interés
  19/11/2004
  Preparar para imprimir Enviar por correo

HIPERTENSIÓN GESTACIONAL

La hipertensión gestacional consiste en presión alta que se presenta después de la vigésima semana de embarazo y vuelve a sus niveles normales después del parto, en mujeres que tenían la presión arterial normal antes del embarazo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas que aparecen después de la vigésima semana de embarazo son, entre otros, hinchazón de manos y cara, trastornos visuales, dolor de cabeza, presión alta y una coloración amarillenta de la piel y ojos.

¿Cómo se trata?

Los medicamentos más comunes (que requieren receta médica) que se utilizan para tratar la hipertensión son los diuréticos. Algunos de los más usados son los diuréticos tiacídicos, como hidroclorotiazide (HydroDIURIL®), indapamide (Lozol®) y metolazone (Zaroxolyn®), los diuréticos del asa, como furosemide (Lasix®), bumetanide (Bumex®) y torsemide (Demadex®), y los ahorradores de potasio, como spironolactone (Aldactone®), triamterene (Dyazide®, Maxzide®) y amiloride (Midamor®). Los diuréticos por lo general se combinan con bloqueadores beta como propranolol (Inderal®), metoprolol (Lopressor®, Toprol XL®), atenolol (Tenormin®) y bisoprolol (Zebeta®), o inhibidores de la ECA como captopril (Capoten®), benazepril (Lotensin®), lisinopril (Zestril®, Prinivil®), enalapril (Vasotec®) y quinapril (Accupril®). Además, los bloqueadores de los canales de calcio como amlodipine (Norvasc®), verapamil (Calan SR®, Verelan PM®) y diltiazem (Cardizem CD®) también pueden usarse solos o en combinación con otros medicamentos para tratar la presión alta.

El tratamiento de la HG incluye reposo absoluto, disminuir la ingestión de sodio y de ser necesario, hospitalización para observación. En ocasiones, se recomiendan también soluciones intravenosas de magnesio. El tratamiento definitivo es inducir el parto o hacer una cesárea.

Suplementos nutricionales que pueden ser beneficiosos

Calcio (1,500 mg al día)
: La deficiencia de calcio se ha mencionado como causa posible de la hipertensión gestacional. En dos estudios preliminares, la ingesta de calcio en la dieta de las mujeres que desarrollaron HG fue significativamente menor que la de las mujeres con la presión arterial normal. Los suplementos de calcio han reducido de manera importante la incidencia de HG en pruebas preliminares y en muchos estudios doble ciego, aunque no en todos. Los suplementos de calcio pueden ser más eficaces para prevenir la HG en mujeres con una baja ingesta de calcio en la dieta. Los National Institutes of Health recomiendan tomar de 1,200 a 1,500 mg de calcio en la dieta diaria durante un embarazo normal. Los estudios de mujeres con riesgo de HG en los que se demostró un efecto benéfico del calcio han usado por lo general 2,000 mg de calcio suplementario al día, sin que se haya informado de ningún efecto secundario para la madre o el feto.

Magnesio (165-365 mg al día): La deficiencia de magnesio también se ha mencionado como causa posible de hipertensión gestacional. Muchas mujeres embarazadas consumen menos de la cantidad diaria recomendada de este mineral. Se ha informado en estudios preliminares y en muchos de doble ciego que los suplementos de magnesio reducen de manera importante la incidencia de HG.
Según un estudio, además de prevenir la HG, los suplementos de magnesio han reducido también la severidad de la HG ya establecida. Las cantidades usadas en los estudios de HG variaron de 165 a 365 mg de magnesio suplementario al día.

Cambios en la dieta que pueden ser beneficiosos

Sal: No se ha demostrado que una dieta baja en sal reduzca significativamente la presión arterial durante el embarazo. Por tanto, no se recomienda restringir el consumo de sal a las mujeres con GH.

Pescado: En una prueba preliminar, un mayor consumo de pescado se asocia con un riesgo menor de GH . En este estudio, las incidencia de hipertensión durante el embarazo fue significativamente mayor en las mujeres provenientes de comunidades en las que el consumo de pescado es bajo, y menor en el caso de comunidades en las que se consume más pescado.

Cambios en el estilo de vida que pueden ser beneficiosos

Revisiones médicas: Las mujeres con HG deben visitar periódicamente al médico durante el embarazo y después del parto para prevenir la preeclampsia y, dado el caso, para un diagnóstico oportuno de hipertensión crónica.

Bajo nivel de estrés en el trabajo: Se ha informado que el estrés laboral (la falta de control sobre el ritmo del trabajo y la frecuencia de las pausas) tiene efectos negativos, mientras que la reducción de los niveles de estrés laboral puede ayudar para la prevención de HG. En un estudio preliminar se determinó que las mujeres con empleos que generan altos niveles de estrés tienen un riesgo mayor de desarrollar HG en comparación con las mujeres en empleos menos estresantes.

Reposo en cama: Algunos investigadores han puesto en tela de juicio la práctica común de ordenar reposo en cama en casos de HG. En los pocos estudios que se han realizado al respecto, los resultados no han sido concluyentes. Si bien en un estudio controlado se encontró que el reposo en cama frenó el avance de HG a hipertensión grave, actualmente no se cuenta con pruebas suficientes para determinar si esta medida reduce la presión arterial en casos de HG.






Estadísticas
Visitas4429
Recomendada0
Impresa99
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]